• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,314,142
  • 27Nov,15

    Ya está listo el pacto con el que se busca evitar construcciones en Cerros Orientales

    Con el fin de evitar que las construcciones de Bogotá se extiendan hacia los bosques y reservas forestales, localizadas al oriente de la ciudad, la Secretaría de Gobierno, la comunidad de la UPZ 89- San Isidro, de laLocalidad de Chapinero , y la CAR firmaron el ‘Pacto de Borde’.

    Con dicho pacto se origina en cumplimiento de la Sentencia del Consejo de Estado, la cual establece compromisos y acciones por parte de las instituciones distritales y las comunidades de los territorios priorizados para evitar la expansión urbana y promover la participación y el control social.

    “Este es el primer pacto suscrito por la Secretaría de Gobierno, en representación de la administración distrital, y en concertación con las comunidades y con organismos estatales regionales y nacionales, tendientes a la protección de nuestros Cerros Orientales que atraviesan la ciudad: localidades de Usme, San Cristóbal, Santa Fé, Chapinero y Usaquén”, señaló Gloria Flórez Schnaider, secretaria de Gobierno.

    Este pacto favorece la protección de las reservas naturales; ayuda a controlar la expansión indiscriminada de la ciudad; y contribuye al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades residentes en los territorios de los Cerros Orientales.

    El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, se ha enfrentado al Distrito por las decisiones tomadas por la Alcaldía de Bogotá y demandó por una diferencia respecto al cumplimiento del fallo para proteger los Cerros Orientales, pues según él, una resolución expedida en marzo afecta la seguridad jurídica de los constructores.

    La pelea entre el ministro Henao y el Distrito comenzó a raíz de una resolución expedida por la Secretaría de Planeación en marzo pasado. Con esta medida, la entidad decidió que gran parte de las 900 hectáreas de la llamada “franja de adecuación” en los cerros orientales, serían zona rural. Esto implica que en adelante no se podrán hacer más construcciones en esa área, algo que generó incomodidad en los constructores.

    De hecho, días después Camacol citó a una reunión para hablar sobre el tema de los cerros y la nueva norma, e invitó a periodistas y a losmagistrados del Consejo de Estado, María Claudia Rojas, y del Tribunal de Cundinamarca, César Palomino. Luego de este encuentro Marta Moreno, gerente de este gremio en Bogotá, lanzó la misma crítica que ahora señala Henao al Distrito: que “las restricciones a obras en los cerros orientales causan inseguridad jurídica en la capital”, que la resolución de la Alcaldía “cambia el mapa de la ciudad sin contar con el Concejo y desacatando las órdenes del Consejo de Estado” sobre cómo debe ejecutarse la protección de los ceros orientales.

    El argumento del ministro Henao para demandar al Distrito fue que elConsejo de Estado estableció que en la franja de adecuación se respetarían los derechos adquiridos de los constructores. El ministro, igual que Marta Moreno, señala que el Distrito sobrepasó sus competencias al dejar como suelo rural la franja de adecuación, y que este paso debía haberse tramitado ante el Concejo de la ciudad, de manera que no haya inseguridad jurídica para los edificadores y no se obstruyan más de 50 proyectos en curso en el sector.
    elespectador.com