El presidente Juan Manuel Santos, por primera vez, pidió en una manifestación pública el apoyo del pueblo colombiano al plebiscito por la paz.

En el cierre de un acto público para dar inicio a las obras de construcción del alcantarillado de Mompox (ver recuadro), el primer mandatario lanzó su mensaje más claro a los colombianos para respaldar el plebiscito por la paz.

“Necesito que ustedes me ayuden a mí, pero no a mí, a ustedes mismos, cuando se les presente ese plebiscito a decir y a votar, yo sí quiero la paz, quiero la paz para mis hijos”, pidió el Presidente de la República a los momposinos y los colombianos.

Santos insistió que el objetivo del plebiscito es que sean los colombianos los que decidan por la paz. “Ustedes, el pueblo colombiano, no el Presidente ni mi Gobierno, el pueblo colombiano decidirá si quiere la paz o no”, dijo.

“Yo estoy convencido de que el pueblo quiere la paz, pero necesito su apoyo. Que salgan a decir eso: El pueblo colombiano no quiere más guerra”, añadió.

Así, el jefe de Estado muestra sus cartas para evitar que grupos como el Centro Democrático planteen el llamado a las urnas como una encuesta sobre su desempeño en la Presidencia, lo que pondría a los opositores del plebiscito en el papel de opositores de la paz.

Con este mensaje, la Casa de Nariño ratifica su posición con respecto a la refrendación de los acuerdos que se firmen con las Farc en La Habana en próximas semanas, luego de varias semanas en las que el grupo armado ha insistido en una asamblea constituyente como método válido.

Este será uno de los puntos críticos en el cierre de lasnegociaciones de La Habana, pues el mecanismo de ratificación del acuerdo final debe ser aprobado de forma bilateral. Santos ha rechazado rotundamente el llamado a una asamblea constituyente e insistido en que la paz se ratificará mediante plebiscito, “gústele o no a las Farc”.

Hasta seis meses podría demorar su convocatoria

A pesar de este mensaje de apoyo, todavía no está clara la posibilidad de que se realice el plebiscito con los tiempos que maneja el Gobierno Nacional, pues solo hasta el martes llegó eltexto del proyecto de ley que lo convoca a la Corte Constitucional para su revisión.

Entre las posibilidades que maneja la Corte está una audiecnia pública en la que los magistrados analicen argumentos a favor y en contra del proyecto. Una audiencia retrasaría el trámite de su ponencia y daría hasta agosto para que se tome una decisión de fondo sobre su constitucionalidad.

Lo mismo ocurre con el informe del Procurador General Alejandro Ordóñez, el cual debe ser entregado a más tardar el 9 de marzo de acuerdo con la ley. A pesar de esto, se estima que el informe del Procurador es negativo, dada su posición varias veces conocida sobre el proceso de paz en La Habana.

publimetro.co