• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 3,910,020
  • 02Oct,15

    Derrumbe en el relleno de Doña Juana prende las alarmas

    A las 4:30 de la mañana de este viernes, los habitantes del sector del Mochuelo Alto, en la localidad de Ciudad Bolívar, sur de Bogotá, sintieron un estruendo. Luego comenzaron los olores nauseabundos.

    El gas metano combinado con las basuras al aire libre los alertó: un talud del relleno sanitario Doña Juana, donde desde hace varios días se realizaban maniobras de compactación, se desprendió y dejó al descubierto toneladas de residuos lo que obligó a las autoridades a hacer presencia en el lugar.

    Los olores se extienden varios kilómetros a la redonda, según han manifestado los habitantes de la zona.

    Los líderes campesinos del sector que colindan con el relleno están muy preocupados por la emergencia. Temen que moscas, roedores y zancudos les invadan sus casas pues los riesgos a la salud son inminentes. Los residuos que allí se han depositado están en plena etapa de descomposición.

    “Un pedazo donde se descarga la basura se desprendió. Esto queda muy metido entre la vereda, desde la avenida Boyacá no se alcanza a ver”, aseguró Oscar Barón, líder social de la cuenca del río Tunjuelo.

    Conocedores del tema señalaron que es posible que una situación similar se haya presentado en el mismo punto hace al menos cuatro años, cuando también hubo un desprendimiento de tierra, pero de menores dimensiones.

    La directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Ilva Nubia Herrera, dijo que está al frente del tema. Incluso este viernes se anunció una reunión con los vecinos de la zona para explicarles la situación.

    “Lo primero que quiero aclarar es que no es un derrumbe como el de 1997. Ese año en Doña Juana sí hubo una explosión. Ahora no es así. Lo que pasó es que en el proceso de compactación de residuos hubo remoción, pero fue de forma controlada”, dijo la funcionaria.

    Al respecto, indicó que los olores son ofensivos y de ahí la alerta de los habitantes de la zona. La directora de la Uaesp indicó que la ciudad no va a ser afectada en el servicio de recolección.

    Varias personas ajenas a esas instalaciones ingresaron al relleno, razón por la cual la funcionaria dijo que en este momento las basuras que llegan a Doña Juana se depositan en la zona de contingencia.

    También informó la funcionaria que los operarios del relleno fueron amenazados por varios sujetos, por lo que se tomaron medidas para controlar la situación.

    “No hay ninguna afectación ni en las zonas de aguas, ni en las zonas protegidas, ni en las zonas de reforestación”, indicó Hernández.

    Se va a evaluar si la emergencia estaría relacionada con algún un mal manejo técnico.

    A diario al relleno sanitario de Doña Juana ingresan en promedio 285 camiones que realizan unos 750 recorridos (tres viajes por vehículo) para disponer unas 6.200 toneladas que produce al día Bogotá.

    En diciembre pasado la Contraloría Distrital alertó sobre la posibilidad de un derrumbe en el relleno debido al “agotamiento de la vida útil” pues a ese sitio de disposición de residuos le quedan poco menos de cinco hectáreas efectivas para la disposición final de residuos.

    eltiempo.com