• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 4,602,688
  • 27May,15

    Todos los días se roban 64 motos en ciudades capitales de Colombia

    A diario hurtan 64 motos, este año van 5.701. Medellín, Bogotá y Cali, las ciudades más golpeadas.

    De la misma manera como aumenta la circulación de motos por las vías de Colombia, también asciende cada año el hurto de estos vehículos en las ciudades capitales.

    El panorama es preocupante, pues, por el promedio de este año, en un día se roban 64 motocicletas en el país.
    Mientras que en el 2005 los delincuentes se robaron 9.015 motos, cantidad que no es menor, el año pasado cerró con la alarmante cifra de 23.398.

    Pero eso no es todo, el fenómeno criminal parece empeorar este año: la delincuencia no da tregua y en el primer trimestre van 5.701 denuncias de robo, como señala un informe de la Policía Nacional y Asopartes. El año pasado, en la misma época hubo 4.291 casos, lo que representa para el 2015 un aumento en 1.410 reportes. (Lea también: Ahora los ladrones de motos piden ‘recompensa’)

    El mayor Juan Carlos Sierra, director del Grupo Investigativo de Automotores de la Policía, indica que este panorama se debe a que, por el exponencial aumento de motos en las ciudades, el mercado genera demanda de autopartes y el ciudadano del común busca piezas sin exigir facturas, las cuales no garantizan su calidad y procedencia, situación que se aprovecha para conseguirlas de manera fraudulenta.

    Las modalidades más usadas de robo durante este año son el halado (3.291 casos) y el atraco (bajan a los conductores de las motos con amenazas), con 2.281 casos.

    El caso de Medellín es el más grave. Este año continúa como la ciudad con más robos de motos, con 1.352 denuncias.
    Una de las causas que identifica Sergio Alfonso Vargas, secretario de Seguridad de Medellín, es lo que él llama “parqueo indiscriminado”, pues son los dueños de los vehículos quienes dejan a la deriva su propiedad y ‘dan papaya’ a los delincuentes.

    Ante la situación, Vargas explica que se interviene con campañas de prevención y control a las zonas críticas de la ciudad, que históricamente han sido el sector del centro y Laureles, además de nuevos focos para el robo de motos como San Javier.

    En la ciudad apuestan por combatir el delito con la instalación de 300 cámaras de seguridad, que se suman a las 820 existentes.

    Según los análisis hechos por la Secretaría de Seguridad de esta capital, se ha detectado que, cuando se roban las motos, las estructuras organizadas las llevan a la comuna Manrique, en el nororiente de la ciudad, pues allí se han realizado varias de las capturas por este delito. Las llevan para desmantelarlas y sacar sus partes para el mercado negro.

    Igualmente, Vargas denuncia que hay estructuras criminales que están asociadas con organismos de tránsito que cambian la documentación de los vehículos.

    Además de vender las autopartes, los delincuentes falsifican los papeles de una moto robada y la ‘gemelean’, explica el mayor Sierra, con lo que se logra que una placa pueda estar con dos motos de las mismas características, sin que el ‘nuevo dueño’ conozca de dónde proviene su compra.

    Las pesquisas del grupo investigativo de la Policía revelan que las motos robadas son rápidamente desguazadas, e incluso trasladadas fuera del país.

    En un reciente operativo en Cali, la Policía capturó a la banda de presuntos ladrones ‘los Loros’, integrada por 11 personas que robaban las motos en Dagua, Yumbo, Palmira y Rozo (Valle) para luego enviar las partes a Ecuador y Venezuela, pues el negocio ahora es transnacional, como señala el mayor Sierra.

    Denuncias ciudadanas

    Los ciudadanos ya tienen portales para denunciar robos de este tipo en las redes sociales. En Cali, por ejemplo, donde van 661 robos de motos hasta marzo y es la tercera ciudad que más sufre por este fenómeno, un ciudadano, que prefiere no revelar su identidad, se cansó del robo de sus pertenencias, pues sufrió cuatro atracos en menos de un año (dos de estos en dos días seguidos) y lanzó Cali Denuncia, una web para denunciar placas de motocicletas o carros vinculados con atracos.

    Además, señaló que la Policía a través de lo comentado en redes sociales se moviliza para investigar casos, pero puede hacer más por los hurtos de motos en Cali. Dice que es de conocimiento ciudadano dónde están las motos desguazadas y se pregunta “cómo no van a saber las autoridades”.

    Plantean soluciones

    Para Hugo Acero, experto en seguridad ciudadana, es claro que en la medida en que aumenta la oferta, el ladrón tiene más oportunidades. Plantea como estrategia clave para disminuir el delito volver a hacer obligatorio el uso del chaleco reflectivo con el número de la placa de la moto y marcar los cascos de la misma manera.

    Acero recuerda que esta medida, adoptada en Bogotá después del asesinato de Jaime Garzón en 1999, sirvió para contrarrestar el sicariato, como un efecto secundario que permitió disminuir el hurto de motos.

    Según el planteamiento, al hacer el control por no llevar esos implementos, la autoridad puede darse cuenta de que es robada.

    Por su parte, Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, indica que una de las fórmulas para reducir este delito consiste en que los parqueaderos acepten motos, pues señala que no en todos dejan guardarlas. Agrega que la parte de penalidad debe ser estricta, dado que los jueces no aplican la ley para los ladrones de motos, que quedan en libertad a los “tres días para continuar robando”.

    En Bogotá van 767 casos

    Durante el primer trimestre del año, las motos han sido uno de los elementos más apetecidos por los ladrones. Van 767 hurtos de motocicletas, 87 casos más que en el mismo periodo en el 2014. El informe del Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc), de la Secretaría de Gobierno, revela que Kennedy (133), Engativá (92) y Ciudad Bolívar (81) son las localidades donde más se presenta esta situación.

    Según los cálculos, a diario en Bogotá se roban 18 motos, siendo el halado la modalidad de hurto que se impone, con el 92, 9 por ciento de las denuncias.

    Ilustración de robo de moto. Archivo EL TIEMPO

    Las más deseadas por los ladrones

    Los análisis de las secretarías de Seguridad de Medellín y Bogotá y la Policía arrojan que los ladrones prefieren marcas que tengan facilidad de comercialización por su popularidad.

    De esta manera, las referencias puntuales que se identificaron en Medellín, la ciudad donde más roban motos, son la AKT NKD-125, que nueva vale 2’390.000 de pesos; Yamaha YW-125, que cuesta alrededor de 5 millones de pesos; Kymco Agility, con un precio de unos 4’800.000 de pesos, y la Bajaj Pulsar 200, que tiene un valor comercial de 7’350.000 de pesos.

    En los estudios se revela que son estos vehículos los predilectos para ser desguazados y vendidos por partes en el mercado negro.

    Respecto a las motos hurtadas para ser vendidas posteriormente con alteración de papeles –mediante el uso de páginas especializadas en internet– se identificaron referencias de alto cilindraje como BMW, Kawasaki Z1000, Suzuki Vstrom, Yamaha R1 y R6. Todas con un valor superior a los 20 millones de pesos, e incluso llegan hasta los 60 millones.

    En cuanto a marcas, la lista de las más hurtadas en los primeros tres meses del año la encabeza Yamaha (995), seguida por Pulsar (895), Honda (534) y Susuki (442).

    * Nombre cambiado por seguridad

    CRISTIAN ÁVILA JIMÉNEZ
    Redactor de Nación