• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,253,888
  • 02Oct,15

    Sequía deja 35.000 hectáreas de cultivos perdidos en la Costa

    El fenómeno del Niño ha ocasionado una disminución de 133.000 toneladas de alimentos en el Cesar.

    Los ganaderos del departamento de Sucre aseguran que han perdido más de 5.000 reses por la sequía. En ese mismo departamento, más de 23.000 hectáreas de cultivos se han visto afectadas, especialmente en la Mojana, en donde 11.000 hectáreas de arroz se perdieron.

    A tan solo unos kilómetros de allí, en San Benito Abad, cerca de 2.500 pescadores registran enormes pérdidas por la muerte y disminución de la producción pesquera.

    De otro lado, en La Guajira, la situación es crítica. La seguridad alimentaria en varios de sus municipios está en riesgo. En esa región han muerto 10.000 animales, especialmente chivos, una de las fuentes alimentarias de los indígenas wayús. Y se han perdido 3.180 hectáreas de cultivos de plátano, ñame y yuca, especialmente en Fonseca, Villanueva y Maicao.

    De hecho, las alcaldías de Albania, Villanueva, San Juan del Cesar y Maicao ya declararon la calamidad pública.

    Esta información está consignada en el primer corte de cuentas que ordenó la Defensoría del Pueblo a través de sus regionales y recoge cifras en terreno sobre los estragos del Niño durante el primer semestre del año.

    En el Cesar, el panorama es igual de dramático. La pérdida de cultivos supera las 3.235 hectáreas y se registra una disminución de 133.000 toneladas de alimentos. Según el sector agropecuario, los productos más golpeados son el arroz, con 33.000 toneladas menos; el plátano, con 30.000 toneladas; la yuca, con 30.000 toneladas; la palma, con 21.000 toneladas; el maíz, con 20.400 toneladas y el frijol, con 1.700 toneladas. Además, se han perdido 82 millones de litros de leche.

    SOS al Gobierno

    El sector bananero del Magdalena también acusa el golpe del Niño. Allí, y en los municipios de San Zenón y Piñón se han perdido 4.790 hectáreas de banano y palma africana.

    A eso se le suman 2.000 hectáreas de otros cultivos y la muerte de 4.500 reses en fincas de Zapayán, El Plato, Pivijay y San Ángel.

    En el sur del departamento del Atlántico, la situación también es crítica. La Asociación Agropecuaria del Sur (Agrosur) dice que mil familias campesinas están en riesgo por la sequía. Y aunque queda algo de pasto, los reservorios de agua ya se secaron.

    En Córdoba también hay reportes de desabastecimiento de agua para cultivos, drenajes y cría de animales. En total, son más de 35 mil hectáreas de cultivos perdidos en departamentos de la Costa.

    Según la Defensoría, “las respuestas a la crisis por parte de los comités de riesgos son disímiles e insuficientes frente a las consecuencias actuales y las que se avecinan a un ritmo acelerado”.

    Por eso, la Defensoría, en cabeza de Jorge Armando Otálora, hizo un llamado urgente a los ministerios de Ambiente y Agricultura, para que fijen lineamientos que se traduzcan en un plan de prevención y contingencia como respuesta al fenómeno del Niño.

    “Dicho plan debe tener carácter regional, con mecanismos y metodologías que permitan la coordinación entre gobernaciones, alcaldías, corporaciones ambientales, organismos de socorro y entidades regionales”, dice el informe y recomienda un especial énfasis en La Guajira, en donde la deportación de colombianos desde Venezuela agrava la situación.

    Y agrega que el plan de prevención y contingencia debe priorizar a las comunidades más vulnerables en áreas rurales para que reciban apoyo alimentario y abastecimiento de agua para consumo humano que evite muertes, especialmente de niños.

    La entidad alista un nuevo balance, que incluye a Bolívar, cuyos datos están pendientes. Y hace un llamado especial para que Cundinamarca atienda a los 47 municipios castigados por la sequía.

    Huracán Joaquín provoco lluvias en el país

    Vida / Ambiente. La nubosidad y lluvias recientes que se han presentado en gran parte del área andina, afectada por la sequía y los incendios, obedecen al impacto positivo del paso del huracán Joaquín, que en este momento descarga su poder en las islas de las Bahamas, mientras que la costa este de Estados Unidos se prepara para recibirlo. Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), el huracán incidió en las lluvias, de moderadas a fuertes, registradas en el Tolima, suroccidente de Cundinamarca, la región Amazónica, occidente del Caquetá y Putumayo, y en áreas del Meta. La incidencia del fenómeno también se sintió en Bolívar, Magdalena, Sucre, Atlántico y Córdoba. En la sabana de Bogotá se han presentado condiciones nubladas con lluvias de carácter ligero. Los coletazos del fenómeno favorecerán la ocurrencia de lluvias en los próximos días. Pero el Ideam ha explicado que sí bien se presentarán lluvias en octubre y noviembre, no quiere decir que haya menguado el fenómeno del Niño, que podrá extenderse hasta marzo del 2016.

    eltiempo.com