• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 3,885,992
  • 25Mar,15

    Santos anuncia medidas para frenar la corrupción en las cortes

    Aumento de experiencia para magistratura y fin de la puerta giratoria, entre las reformas.

    El presidente Juan Manuel Santos le salió esta noche al paso al conato de crisis institucional generado por el escándalo en la Corte Constitucional por la presunta participación de su expresidente, Jorge Pretelt, en un caso de corrupción.

    El mandatario acaba de informar, a través de una intervención radiotelevisada, la adopción de varias medidas de distinto orden para volver la confianza en la Justicia. “No permitiré que se pongan en peligro las instituciones que hemos construido y preservado con tanto esfuerzo”, dijo.

    De un lado el Gobierno aprovechará la reforma constitucional en curso en el Congreso, en segunda vuelta, sobre el equilibrio de poderes, para incluir aspectos como eliminar la participación de los magistrados de las altas cortes en la elección de altos dignatarios del Estado.

    “Queremos jueces que se concentren en juzgar y que no se distraigan en funciones electorales”, dijo el Presidente.

    Para reemplazar la Comisión de Acusación de la Cámara, cuya competencia es investigar a los funcionarios con fuero, será creado un tribunal especial, que no solo investigue, sino que “acusará directamente ante el Congreso pleno” a estos. (Lea aquí:Primera supercomisión para juzgar aforados la elegirá el Presidente)

    De prosperar esta figura, sería este tribunal el que en el futuro investigaría a los magistrados de las altas cortes y al Presidente de la República.

    “Será un tribunal técnico elegido por un concurso de méritos, compuesto por personas idóneas en las labores de investigación”, dijo el Presidente.

    Santos descartó cualquier proyecto de Constituyente en un término inmediato con el propósito de hacer las reformas a la justicia, como lo están proponiendo algunos sectores, sobre todo de la oposición.

    Advirtió también que no permitirá la desinstitucionalización del país, e insistió en que los cambios tienen que hacerse por los cauces regulares.

    “Las instituciones pueden fallar porque están conformadas por seres humanos, esto no significa que, cuando fallan, debamos acabarlas, pues ello solo conduciría al caos, a la anarquía, al caudillismo y a la justicia por la propia mano, que es la fórmula del fracaso de cualquier sociedad”, fueron las palabras textuales del Jefe de Estado.

    El mandatario advirtió que no permitirá “saltos al vacío”, como respuesta a quienes propagan la idea de una crisis institucional que demanda procedimientos extraordinarios.

    “No pueden llegar al extremo de satanizar nuestras instituciones judiciales, ni de comprometer la existencia misma de esa corporación”, agregó.

    Acelerar investigaciones

    Por otra parte pidió a la Fiscalía y a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes que “acelere” las investigaciones “sin limitaciones ni cálculos políticos”.

    A su juicio, hay que llegar “hasta las últimas consecuencias, investigando a todos” y subrayó: “A todos aquellos sobre quienes recaiga cualquier sospecha o denuncia de una actuación ilegal o irregular”.

    Es claro que el Presidente tiene claro interés en que los órganos responsables de administrar justicia en el caso de Pretel cumplan su papel con rigor y diligencia, y de esa manera impedir que tome fuerza la idea de quienes creen que ante los hechos sucedidos tiene que acudirse a vía extraordinarias como una Asamblea Constituyente.

    Santos dijo que a los corruptos hay que tratarlos como “traidores de la patria”.

    “¡Aquí no hay intocables! No podemos tolerar -¡y no vamos a tolerar!- el más mínimo indicio de corrupción entre quienes detentan las mayores jerarquías de la Justicia o cualquier otra rama del poder”, aseguró el mandatario.

    En su alocución desde la Casa de Nariño, Santos utilizó un tono enérgico. En varias ocasiones habló con tono fuerte. Con una especie de indignación.

    POLÍTICA – el tiempo.com