• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,085,298
  • 21Abr,15

    Nuevo empujón del Distrito a vivienda prioritaria

    Constructores no solo deberán ceder terreno, sino también edificar las viviendas.

    Desde este año, constructores en Bogotá no solo deberán ceder suelo para proyectos de Vivienda de Interés Prioritario (VIP), sino que tendrán que edificar este tipo de viviendas si tienen proyectos en zonas de expansión, o en sectores de renovación urbana.

    La medida fue emitida por el Distrito en la última semana, a través del decreto 138, y está encaminada a dejar las bases jurídicas que le permitan a la ciudad cumplir la meta de 70.000 viviendas VIP, objetivo que esta administración se trazó, pero que, ya reconoció, no alcanzará a cumplir.

    Aunque no se puede estimar el impacto que tendrá la medida en el número de apartamentos, la Secretaría de Hábitat espera que en los próximos años el gremio de la construcción esté cada vez más interesado en este tipo de proyectos, que suelen no ser tan atractivos para las compañías, por la baja rentabilidad entre los costos de construcción y venta.

    Se estima que este beneficio no supera el 8 por ciento, cifra inferior respecto a otros desarrollos en estratos más altos. (Lea:Gestionan empleo a beneficiarios de vivienda VIP en centro de Bogotá)

    La nueva disposición le exige al constructor ceder un 20 por ciento del predio en el que edificará, en suelo urbano o de expansión, durante el 2015, y un 30 por ciento si el proyecto se ubica en áreas de renovación urbana.

    Para el 2016, esta medida aumenta en un 10 por ciento en suelos en desarrollo y se mantiene en 30 por ciento para los segundos.

    Solo estarán exentos de aumento los predios de renovación urbana con un terreno inferior a 4 hectáreas útiles. Ahí la carga se mantendrá en el 20 por ciento.

    Los porcentajes de cesión no son nuevos, porque ya se habían reglamento en el decreto 327 del 2004. Sin embargo, como explica Claudia Ramírez Mantilla, subsecretaria de Planeación y Política de Hábitat, la novedad es que esta vez los constructores están obligados a construir las viviendas. (Lea: Autorizan terrenos en Usaquén para vivienda VIP y estratos 4 y 5)

    Los constructores dejaban las extensiones de suelo, pero no había cómo ejecutar las viviendas para la población más vulnerable.

    Así, con el nuevo decreto, si el constructor decide ceder ese porcentaje en el mismo terreno, tiene dos opciones.

    Una es que, en ese 20 por ciento cedido, levante un 10 por ciento con viviendas respecto al tamaño total de todo el proyecto, y la otra es que puede distribuir ese 10 por ciento en todo el predio, que puede tener usos comerciales o de otro tipo.

    Según Hábitat, construir estas viviendas no le resta ni le quita a las iniciativas de los constructores, porque son consideradas como un porcentaje de edificabilidad adicional, que incluso le representará beneficios extras al desarrollador.

    También el constructor puede transferir esta obligación a otros proyectos.

    La otra novedad del decreto es que incluye los predios en renovación urbana. Esta medida va de la mano con el decreto 562, que generó polémica en las últimas semanas, porque plantea la liberación de alturas y un aceleramiento de planes parciales en sectores comprendidos entre la calle 127 y la avenida Primero de Mayo, y desde la avenida Circunvalar hasta la avenida Boyacá. (Lea: ¿Vivienda popular en el norte de Bogotá promoverá integración social?)

    “No podíamos sacar esta medida para VIP sin que antes el 562 no le garantizara a los constructores beneficios en cuanto ampliaciones para el cierre financiero de sus proyectos”, aseguró Ramírez.

    ¿Solución tardía?

    En febrero, Helga María Rivas, secretaria de Hábitat, explicó a este medio que el retraso en las metas de VIP se debe, entre otros factores, a la suspensión de la Modificación Excepcional del Plan de Ordenamiento Territoral (Mepot).

    Frente a esto, la experta en urbanismo, Carmenza Saldías, advirtió que aunque no conoce en detalle el nuevo decreto, emitir un instrumento así demuestra que para impulsar la VIP no era indispensable el Mepot.

    Se perdieron tres años. Y a eso se suma que la actual administración no podrá evaluar ni demostrar si el decreto funcionará, por falta de tiempo”, agregó.

    Para Ramírez, subsecretaria de Hábitat, esta herramienta es independiente del POT que propuso la administración y desde la Ley 338 del 1997 ya estaba contemplado, pero no se había reglamentado.

    De otro lado, la Cámara Colombiana de la Construcción aún no ha dado a conocer su posición frente a las últimas disposiciones del Distrito en referencia a la actividad edificadora.

    A la fecha van 28.000 VIP

    Se estima que el Distrito ha gestionado cerca de 28.000 viviendas de interés prioritario en la ciudad, a la fecha.

    La mayoría de estos desarrollos ha sido a través de las alianzas con privados, donde la administración entrega el subsidio para estos apartamentos al constructor y no a los beneficiarios directos.

    BOGOTÁ
    laubet@eltiempo.com