• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 3,917,126
  • 19Mar,15

    Los aguaceros que llegaron a Bogotá son solo un abrebocas

    Las lluvias le dan la bienvenida al invierno que se avecina de abril.

    Las casi 14 horas de precipitaciones de agua, entre la noche del martes y la mañana de ayer, anuncian la transición hacia la temporada de lluvias de los meses de abril y mayo. Así lo explicó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

    “Esta etapa se caracterizará porque habrá unos días de lluvias y otros soleados o de tiempo seco”, explicó María Eugenia Martínez, subdirectora de Meteorología del instituto. Cuando ocurran estas, se esperan volúmenes de agua entre normales y ligeramente por debajo de los valores medios.

    En el informe se explica que históricamente las lluvias en marzo son escasas en la sabana bogotana, similares a las de febrero; a diferencia de la Amazonia donde las precipitaciones se incrementan en el tercer mes del año.

    Por lo anterior, se presentarán condiciones de humedad usuales, que irán de semiseca a semihúmeda, lo que implica una probabilidad de baja a moderada para la ocurrencia de incendios forestales.

    En Bogotá, históricamente, en estaciones como la del aeropuerto El Dorado se registran un promedio de lluvias de 110 milímetros en abril. Es el agua caída en un promedio de 18 días del mes, según el Ideam. Se espera que este año haya un comportamiento similar.

    En la estación del centro de la ciudad se contabiliza normalmente en ese mes un promedio de 115 milímetros. Un volumen similar de lluvias se espera este año, manifestó Martínez.

    En cuanto a las tormentas eléctricas de la noche del martes, se debe a la entrada de un sistema de fuerte nubosidad desde la Orinoquia colombiana. La subdirectora de Metereología indicó que en Bogotá se fueron formando nubes con desarrollo vertical que contenían mucha agua, la que se descargó en la noche con rayos eléctricos.

    El trueno que asustó a los bogotanos

    Un sonido similar a una explosión en la noche del martes hizo temer episodio de orden público.

    Pero, según Cristian Euscátegui, jefe de pronósticos del Ideam, el trueno fue producto del calentamiento que se genera en las nubes de gran tamaño y que se ubican sobre la Sabana de Bogotá.

    “Una buena acumulación de energía y una buena cantidad de humedad en las nubes de gran tamaño ocasionaron este estruendo y otros más en la madrugada”, dijo el experto.

    Según el registro de ayer, cayeron 21,2 milímetros de agua en el occidente de Bogotá y 12 milímetros en el centro. La diferencia se debe a que en Bogotá no llueve igual en todas partes.

    Diarioadn.co