• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,450,303
  • 10Ago,15

    Le está cambiando la cara a Las Cruces

    El barrio, que es bien de interés cultural, hace parte del plan de renovación del centro de Bogotá

    Las casas coloniales que hace varias décadas adornaron las calles del barrio Las Cruces ya no se caen a pedazos ni se consumen en medio del abandono. Con pocas, pero estratégicas intervenciones, este popular sector de la capital, que se constituyó en el primer barrio de clase obrera en el siglo XX, hoy parece recobrar la vida.

    No solo las fachadas de las casas tienen un nuevo color, también algunas de las calles de Las Cruces, que antes eran trochas, son ahora vías transitables, y los bienes patrimoniales del lugar se están recuperando.

    Todo hace parte de un plan de choque impulsado por el Instituto de Patrimonio Cultural (IDPC), que desde el 2013 comenzó a detectar cuáles eran las necesidades más urgentes del barrio, el cual es considerado sector de interés cultural al tener monumentos nacionales como la Fuente de La Garza y la Plaza de Mercado de Las Cruces.

    La riqueza patrimonial del barrio no ha evitado que se convierta en foco de inseguridad, lo que influye de alguna manera en que el centro histórico presente problemas parecidos debido a su cercanía. Por esa razón, el Distrito vio la necesidad de integrar a Las Cruces al Plan de Revitalización del Centro. “Si esa periferia no se mejora, el centro histórico siempre tendrá problemas de robos y atracos callejeros”, explica María Eugenia Martínez, directora del IDPC.

    Las estrategias van encaminadas a trabajar tres ejes. El primero de ellos es mejorar las condiciones habitacionales de los residentes y enlucir las fachadas de sus casas. El segundo, arreglar el espacio público en el que se encuentran bienes de interés cultural. Finalmente, se pretende fortalecer el emprendimiento cultural de la gente.

    Remodelación de casas

    La primera línea de trabajo está a punto de culminar, pues gracias a un convenio entre el IDPC y la Secretaría de Hábitat, 146 familias de 150 accedieron a subsidios de 10’611.000 pesos, con los cuales se lograron intervenir casas para mejorar instalaciones como baños y cocinas, al igual que estructuras como muros y techos.

    Los requisitos para los beneficiados fueron no ganar más de dos salarios mínimos, conformar un hogar y ser propietarios.

    A estos hogares también se les dio el beneficio de enlucir sus fachadas, lo que ha generado un efecto dominó en el barrio, pues las personas que no obtuvieron los subsidios o simplemente no se presentaron a ellos, han mejorado el exterior de sus casas. Hasta la fecha, 237 fachadas han sido intervenidas.

    La reacción de los residentes ha sido favorable, de hecho, el 87 por ciento está muy satisfecho con los trabajos luego de una encuesta que se les hizo.

    Proyectos VIP

    Debido a la demanda de viviendas en el centro de la ciudad, la Secretaría de Patrimonio está trabajando en un proyecto con Metrovivienda para construir Viviendas de Interés Prioritario (VIP). El plan consistiría en levantar un edificio de cuatro pisos para adecuar 88 apartamentos de 50 a 55 metros cuadrados.

    El lote ya está en la mira y sería un predio abandonado sin valor arquitectónico que se ubica al costado norte de la Plaza de Mercado Las Cruces. Este debe tener unas características especiales al encontrarse en un sector patrimonial, así que no puede superar la altura de la plaza de mercado, debe ser respetuoso con los vecinos y debe reinterpretar técnicas tradicionales de la arquitectura republicana, entre otros requerimientos.

    Uno de los problemas de abandono del barrio es el estado del espacio público; algunas vías son intransitables y la plaza principal tiene un avanzado deterioro. Esas situaciones se han contrarrestado con algunos trabajos que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) ha hecho en la zona. Por ejemplo, los andenes y la vía de la calle segunda fueron arreglados por la entidad.

    Asimismo, desde hace unos meses el parque central –que hace parte del proyecto de recuperación de cinco espacios públicos representativos en el centro tradicional– ha sido intervenido por el IDU, pero hasta la fecha no se han terminado los trabajos.

    De acuerdo con el IDPC, en las próximas semanas comenzarán a intervenir la Fuente de La Garza, monumento nacional del barrio que se encuentra en la plaza y que presenta serios problemas de deterioro.

    Desarrollo humano

    Entender la importancia de hacer estas intervenciones fue fácil, pero ganarse la confianza de los residentes de Las Cruces era un reto. “Ya no botan tanta basura a las calles y los que tienen cómo arreglar sus casas están mejorándolas para lucirlas con orgullo”, cuenta uno de los funcionarios del IDPC.

    Los comerciantes son otros de los beneficiados de estos planes de renovación. Al ser miembros importantes del barrio por ejercer actividades económicas tradicionales, se les dio microcréditos blandos de 3’500.000 pesos a 15’000.000 de pesos, con el fin de que con ese dinero adecuaran sus insumos y vitrinas.

    Aunque el IDPC es consciente de que aún queda camino por recorrer en este proyecto, también tiene claro que este tipo de intervenciones no se habían hecho nunca en Las Cruces y que si las siguientes administraciones continúan con este proyecto, en 10 años el barrio será una zona recuperada.

    Se espera que a finales del 2015 gran parte de las metas, como entregar más fachadas enlucidas o tener en perfectas condiciones la plaza central, se entreguen.

    Las Cruces requiere mayor inversión y trabajo, hemos contribuido a que su deterioro disminuya”, concluyó Miguel Hincapié, subdirector del IDPC.

    CLAUDIA PINZÓN
    Redactora de EL TIEMPO – eltiempo.com