• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 4,622,270
  • 17Mar,15

    ‘Día sin taxi’, otra prueba de las tensiones entre pasajeros y gremio

    Aunque no se sabe si la convocatoria será masiva, es síntoma de inconformidades de los usuarios.

    La batalla entre taxistas y usuarios de ese servicio que se ha librado en redes sociales se materializaría este martes en la ciudad, si sale adelante la jornada de ‘día sin taxi’, convocada a través de Twitter, Facebook, blogs y otras plataformas.

    No se da como una reacción al fallido paro de este lunes, convocado por un pequeño sector del gremio amarillo liderado por el polémico taxista Freddy Contreras, quien en unos audios filtrados a medios de comunicación declaró a la ciudad un “objetivo militar”. (Lea: Video prende polémica entre Uber, taxistas y Gobierno)

    El paro ciudadano es más bien el producto de las inconformidades de muchos usuarios, cansados de la mala prestación del servicio de algunos conductores de este servicio público. El movimiento no solo se limita a Bogotá, sino que es una convocatoria nacional que ha cogido fuerza (Lea el análisis: El bloqueo de Uber atenta contra libertad de todo internet)

    A las quejas por las alteraciones de los taxímetros se suman las hechas por la negación del servicio, e incluso las agresiones viralizadas gracias a las redes sociales y que han terminado en la desvinculación de los agresores de las empresas de transporte individual.

    “Nacimos de la propuesta de varios blogs de hacer un día de paro en contra del mal servicio, de manera pacífica. Así que la plata que se gastan en taxis, que la usen en otra cosa, como un postre, y que incluso lo compartan con los conductores para hablar del problema”, dijo Lorena Salamanca, una de las líderes.

    Aunque no se sabe qué tanto calará la convocatoria, en el grupo de Facebook creado para ello, llamado #DíaSinTaxi #ParoDeUsuariosDeTaxi, había 208.000 personas invitadas, y más de 30.000 habían confirmado su asistencia. Las etiquetas han sido incluso tendencia en Bogotá desde la semana pasada.

    Uno de esos blogs, publicado originalmente en el ELTIEMPO.COMy escrito por el usuario Dardos al coco, increpa a la Superintendencia y al Ministerio de Transporte.

    “¿En dónde están sus declaraciones o videos apoyando a la ciudadanía frente a los abusos diarios de algunos señores de los taxis amarillos ‘legales’? ¿Por qué un trayecto que uno hace a una misma hora, en condiciones casi siempre iguales, cada vez tiene una tarifa diferente?”.

    El objetivo es además concentrarse en el monumento de los Caídos, frente al Ministerio de Transporte. “Basta con no usar taxi para que nos escuchen, pero algunas personas quieren también reunirse y contar las cosas que quieren mejorar en el servicio”, señala Félix Riaño, creador del evento en Facebook.

    El lío de los taxistas

    La queja que originó el conato de paro de este lunes, liderada por los mismos taxistas, no se dirige a los usuarios sino al Estado, porque, según ellos, les ha permitido operar en unas condiciones en las que solo hay garantías para las empresas y propietarios, pero no para los taxistas que alquilan el carro para alimentar a sus familias.

    Por ejemplo, una de las quejas que los líderes de los taxistas han esgrimido es la “competencia desleal de aplicaciones como Uber”, pues estas operan como taxi aunque no están autorizadas para ello.

    Y los pequeños conductores reniegan además de que, aunque el Ministerio de Trabajo creó condiciones para que tuvieran prestaciones sociales y la Secretaría de Movilidad de Bogotá aprobó un alza de 300 pesos en las tarifas para cubrir esos aportes, muchos de los propietarios lo sustraen del producido, sin que las autoridades controlen el asunto.

    Además, de acuerdo con el estudio ‘Taxi, el modo olvidado de la movilidad en Bogotá’, de los investigadores Jorge Acevedo y Álvaro Rodríguez, los conductores (que trabajan un promedio de 13 horas diaras) son los responsables por pagar el lavadero y los arreglos mecánicos, mientras que el dueño debe recibir siempre la suma acordada de antemano.

    Este lunes se sabrá en qué termina este mano a mano.

    BOGOTÁ – el tiempo.com