• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,302,976
  • 15Feb,16

    Contraloría advierte sobrecostos de hasta el 72% en limpieza del río Bogotá

    El ente de control advirtió que la CAR no ha avanzado en el propósito de mejorar la calidad del agua de la fuente hídrica.

    El más reciente informe de auditoría de la Contraloría General de la República cuestiona la gestión de la Corporación Autónoma Regional(CAR) de Cundinamarca en relación a la descontaminación del río Bogotá.

    De acuerdo con el ente de control, las tareas adelantadas no han resultado eficientes pues no se ha logrado mejorar la calidad del agua ni se ha reducido su contaminación. Además advierten que los costos del megaproyecto se han elevado un 72.58%, llegando hoy a $1,6 billonescuando originalmente se calculaban en $971.987 millones.

    La Contraloría calificó como deficiente la gestión realizada por la CAR Cundinamarca durante las vigencias 2012, 2013, 2014 y el primer semestre de 2015 en cuanto a los “recursos destinados para la protección, conservación, saneamiento y descontaminación de la cuenca del río Bogotá”.

    Además critica que la gestión desarrollada ya que presenta atrasos con respecto a la metas establecidas en el CONPES 3320 de 2004. Al igual por el incumplimiento en los objetivos de calidad del Acuerdo 043 de 2006.

    El informe señala que se establecieron 34 hallazgos administrativos, de los cuales 19 corresponden a hallazgos con posible alcance disciplinario y 2 a otras incidencias, los cuales serán trasladados a la autoridad competente. Se solicitó también la apertura de una indagación preliminar.

    “No ha mejorado calidad del agua ni se reduce contaminación”

    Después de tomar muestras en 81 puntos del rio, la Contraloría determinó que no hay un mejoramiento de la calidad del agua y tampoco se ha reducido la contaminación del recurso hídrico en el período evaluado entre el 2012 y el 2015.

    De manera selectiva se escogieron 12 puntos por cada cuenca del río(alta, media y baja), para un total de 36. En el primer caso, la Contraloría estableció que a cinco años de cumplirse el plazo para alcanzar los objetivos de calidad definidos en el Acuerdo 043 de 2006, la cuenca alta no está cumpliendo con las metas y la tendencia no demuestra una mejora sustancial en la calidad de agua del río.

    El informe encontró que seis de los 15 municipios de la cuenca alta con Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, no han cumplido con las metas. Entre ellos se encuentran: Zipaquirá, La Calera, Gachancipá, Villapinzón, Chocontá y Suesca. También hay tres que tienen un incumplimiento superior al 75% (Cogua, Tenjo y Guatavita), y Cajicá tiene un cumplimiento parcial del 50%. Y los que han cumplido las metas fueron Sopó, Chía, Tabio, Cota y Nemocón.

    De la cuenca media la Contraloría concluye, con la información suministrada por la CAR, que el 78% de los Planes de Saneamiento y Manejo de Vertimientos municipales incumplen con las metasindividuales establecidas para la carga contaminante de Demanda Bioquímica de Oxigeno DBO5, y un 33% incumple las metas para la carga contaminante de Sólidos Suspendidos Totales SST. La conclusión es que hay una tendencia de aumento de las toneladas de carga contaminante (DBO y SST) vertidas cada año al río Bogotá en el tramo de la cuenca media.

    También se observan reiterados incumplimientos de los municipios de la cuenca baja frente a las metas de reducción de la carga contaminante para el quinquenio. Información suministrada por la CAR indica que, para el año 2014, el 50% de los Planes de Saneamiento y Manejo de Vertimientos Municipales de la cuenca baja incumplen con las metas individuales establecidas para la carga contaminante de Demanda Bioquímica de Oxígeno DBO5 y un 50% incumple con la meta para la carga contaminante de Sólidos Suspendidos Totales (SST). 

    Por último la Contraloría estableció que la CAR no está cumpliendo a cabalidad con la medición de los parámetros de calidad hídrica estipulados en la normatividad vigente. Dentro de los parámetros de calidad hídrica que se dejaron de monitorear están incluidos tres metalesque son considerados potencialmente tóxicos: plomo, mercurio y arsénico.

    elespectador.com