• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,254,330
  • 06Ene,16

    Cierre de frontera con Venezuela dispara el robo de crudo

    Cúcuta. Si bien en los últimos meses del 2015 se evidenció una disminución de los atentados contra los oleoductos petroleros, otro tipo de flagelos sobre esos sistemas de transporte de crudo no cesaron en el país.

    En Norte de Santander, las autoridades mantienen una dura batalla contra el aumento del hurto de crudo que se registra en la región del Catatumbo, en los trazados de la red de los oleoductos I-21 y Caño Limón Coveñas, a cargo de Ecopetrol, al igual que en el sistema de transporte de la petrolera Oleoductos del Norte de Colombia.

    Reportes de la Fuerza Pública señalan que el robo del hidrocarburo en los ductos mediante la instalación ilícita de válvulas se ha incrementado tras el cierre de la frontera con Venezuela, el cual se mantiene desde hace más de cuatro meses por decisión del Gobierno de ese país.

    Ante la disminución del contrabando de combustible hacia Colombia desde territorio vecino, utilizado en la producción de pasta y clorhidrato de cocaína, grupos de delincuencia común, apoyados por el Eln y un reducto del Epl que delinque en el Catatumbo, estarían transformando artesanalmente el petróleo en ‘pategrillo’, como se conoce el producto refinado que se emplea en el procesamiento de coca.

    Según señaló el comandante del Brigada 30 del Ejército, el coronel Wilson Camargo, se estima que en el 2015 se registró un aumento del 75 por ciento –en comparación con el 2014– en la instalación de válvulas ilegales en los oleoductos de esa jurisdicción. “Esa disminución de la entrada de combustible ilegal hacia el país ha generado esa nueva modalidad de amenaza”, dijo.

    En lo corrido del 2015, el Ejército logró la desinstalación de 106 ‘pegas’ ilícitas. Así mismo, la destrucción de 16 refinerías o cocinas ilegales en inmediaciones de la selva del Catatumbo.

    En los procedimientos se han detectado válvulas, grandes y pequeñas, que son puestas generalmente en las partes altas del tubo para que la caída del crudo se dé por gravedad. El producto es almacenado en canecas.

    Cada trabajo técnico de reparación implica la suspensión de la operación petrolera, al igual que el despliegue de un grupo especial de militares. “El Ejército, la Policía Nacional y Ecopetrol, todos estamos unidos en neutralizar ese flagelo”, indicó el coronel Camargo.

    El aumento del apoderamiento ilícito del hidrocarburo ha generado alertas dentro de Ecopetrol, en cuyos reportes se estima que en el 2015 fueron hurtados a diario de los sistemas de transporte de crudo, en promedio, unos 417 barriles de petróleo.

    La mayoría de las válvulas han sido halladas en la línea de transporte I-21 y en el sistema de Oleoductos del Norte de Colombia, en los tramos de los ductos que atraviesan sectores de la zona rural de los municipios de Tibú y Cúcuta, cuyos corregimientos limitan con el Catatumbo.

    Alerta en Cúcuta por peleas entre bandas

    Por otro lado, las autoridades policiales en Cúcuta han indicado que gran parte de las muertes violentas registradas en los últimos meses del 2015 en esa capital estarían relacionadas con una confrontación entre estructuras del crimen organizado. Según el comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, el coronel Jaime Barrera, estos grupos han visto afectados sus intereses por el cierre de la frontera con Venezuela, por lo que estarían buscando el control territorial del microtráfico en diferentes barrios de la capital nortesantandereana.

    Entre noviembre y diciembre se registraron en Cúcuta y su área metropolitana las muertes violentas de al menos 40 personas. Se investigan cuántas de ellas estarían relacionadas con las disputas.

    eltiempo.com