• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,058,325
  • 25Ago,15

    ‘Chatarrización de los buses viejos va en el 41 por ciento’: Movilidad

    Desde el primero de junio, cuando TransMilenio asumió la operación de los 6.491 buses del transporte público colectivo (TPC) que tienen tarjeta de operación vigente, ha aprobado la chatarrización de 1.019 vehículos de los 1.881 que se han postulado.

    La cifra parece corta, ya que con esto solo se ha alcanzado un avance en el proceso cercano al 41 por ciento desde el 2012, cuando empezó la implementación de Sistema Integrado de Transporte (SITP).

    Según TransMilenio, parte de esta chatarrización se pagaría con los $ 200.000 millones que el Distrito aportó. Además de esto, ¿qué ha pasado con las rutas provisionales que TM anunció y que cubrirían los buses del TPC? Casi tres meses después de asumir el control, solo dos de estas rutas funcionan en la ciudad. Se trata de la 169 de la Compañía de Transportes La Nacional, que va de Suba a la Porciúncula, y la 236 de la Compañía Metropolitana de Buses, que cubre el recorrido desde San Cristóbal hasta Fontibón. Cada una tiene 84 buses en operación.

    Aunque en su momento TM señaló que los conductores recibirían una socialización con estos nuevos recorridos, EL TIEMPO habló con algunos de ellos, quienes señalaron que lo único que hicieron fue ponerles calcomanías al bus, cambiar el letrero y mandarlos a trabajar. “No hemos recibido ninguna capacitación ni nos han dicho hasta cuándo vamos con esto”, señaló uno de los ellos.

    Otro de los puntos que se esperan con estos buses provisionales es que respeten los paraderos y las rutas, pero esto no se cumple.

    Los conductores señalaron que a ellos les pagan por pasajero recogido y no por un sueldo mensual. “Si no recojo pasajeros no gano. Paramos donde nos timbren y tenemos que cumplir con una cuota diaria”, argumentó uno que ha sido chofer por 18 años.

    A esto se suma, según ellos, la falta de pedagogía para los usuarios que no saben si estos buses son del transporte viejo o del SITP ni si se paga en efectivo o con tarjeta.

    “La gente no sabe leer las nuevas tablas y siempre le preguntan a uno. Muchos buscan dónde registrar la tarjeta para el pasaje y no saben que se paga en efectivo”, agregó el hombre, mientras un vendedor ambulante le pedía permiso para trabajar en el vehículo.

    Ante esto, TM señaló que estos conductores deben parar en cualquier paradero del SITP u otros que existan en la ciudad, siempre orillándose al costado derecho.

    “Con estas rutas piloto hubo expectativa para subir más usuarios y se comienza a analizar cómo es el comportamiento con la nueva tabla y la antigua. A medida que la gente se va acostumbrando, se sube la demanda de pasajeros”, agregó un vocero de TM.

    En cuanto al resto de rutas provisionales que se deben implementar, TM aseguró que este 24 de agosto ingresan cuatro recorridos más con 118 buses pertenecientes a Cootranspensilvania y CootransBolívar. El 29 ingresarían otras seis rutas con 247 buses y se espera que en septiembre sea el mes de la gran implementación para cumplir las metas del TPC.

    Opinión

    Claudia Escobar
    Empleada bancaria

    Cuando vi el bus, no sabía si era del SITP o de los tradicionales. No es claro si toca pagar con tarjeta o en efectivo. Hace falta información y no hay paraderos definidos.

    Marcela Alonso
    Asesora comercial

    Utilizo esta ruta desde el barrio Aures hasta el centro comercial Andino. Es más fácil con este tablero, se puede saber exactamente por dónde va. Antes me demoraba más tiempo en la otra ruta.

    Édgar Hernández
    Empleado

    Esta ruta provisional es buena, pero pasa muy poco y va muy llena. En cuanto al tiempo de viaje se gasta el mismo. Algunos de los conductores sí respetan los paraderos, otros no.

    Édgar Andrés Hernández
    Técnico en sistemas

    Esta ruta es muy demorada y da muchas vueltas, pero como es la única, toca aguantar. A estos buses lo único que les hicieron fue cambiarles el color y ponerles un letrero nuevo.

    eltiempo.com