• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 4,598,227
  • 12Feb,15

    800 buses tradicionales dejarán las calles de Bogotá

    Quedarían más de cuatro mil buses más por incluir en el proceso de chatarrización.

    La próxima semana 800 buses de servicio público tradicional dejarán de circular por las calles de Bogotá para hacer parte del proceso de chatarrización de buses viejos.

    A pesar de la salida de esta gran cantidad de buses, aun quedarían alrededor de 4 mil más, y para el proceso solo se tienen presupuestados 200 millones de pesos, lo que sería un problema para la continuación del proyecto.

    De acuerdo con afirmaciones del gerente de Transmilenio, Sergio París, a Caracol Radio con la suma de dinero presupuestada solo se podría llevar a cabo el proceso para dos mil buses, los cuales no se escogerán, sino que por el contrario, los propietarias deberán acercarse al Distrito para hacer la solicitud formal, que analiza un comité.

    El proceso para los propietarios interesados que quieran postular su vehículo inicia con la presentación de la tarjeta de propiedad, el documento de identidad y la última tarjeta de operación ante el distrito.

    La idea de agilizar la chatarrización de estos buses ‘viejos’ es que también se apresure que la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público.

    Cabe destacar que el pasado 13 de enero el encargado de la dirección técnica de buses de Transmilenio, Juan Carlos Melo, respondió a un informe que señala la falta de dinero y las dificultades que tiene Bogotá para la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

    El funcionario aseguró que ‘‘la responsabilidad de la chatarrización está en cabeza de los operadores. Con ese fondo-cuenta de 200.000 millones de pesos lo que se busca es comprar vehículos para generar mayor demanda. Ya más adelante se tendrá que mirar si se requiere más dinero’’.

    Según Melo, sí hay dificultades pero la entidad está trabajando para una agilización del proceso de chatarrización que, según él, tiene dos efectos: ‘‘sacamos competencia para el SITP y aumentamos la oferta de buses para los usuarios”.
    Elespectador.com