• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 5,736,132
  • 29Mar,17

    Condenado a más de 50 años de cárcel a Rafael Uribe Noguera

    Pasados casi cuatro meses del crimen de la pequeña Yuliana Samboní, quien fue víctima de estrangulamiento, tortura y abuso sexual por parte del arquitecto Rafael Uribe Noguera, este miércoles por fin hubo justicia en su caso. Por decisión de la Juez 35 de conocimiento de Bogotá, Uribe Noguera fue condenado a 51 años y 10 meses de prisión por los delitos de secuestro agravado, acceso carnal violento y feminicidio.

    En la lectura del fallo judicial, la juez declaró que la pena definitiva contra Noguera es de 650 meses de prisión y una multa de 100 salarios mínimos vigentes. Luego de que el confeso asesino aceptara su responsabilidad en los hechos, el juez sentó un precedente frente a ese tipo de conductas que afectan a los niños, sujetos de especial protección y a personas vulnerables; sin embargo, el agresor no fue condenado a los 60 años de prisión que exigía la familia de la menor, es decir, la máxima condena.

    Durante la lectura de la decisión, la juez destacó que la Fiscalía logró realizar todos los momentos procesales en tiempo récord, y celebró la rapidez con la que se desarrolló el caso. Sin embargo, llamó la atención porque en Colombia, de 122 casos de feminicidios, menos del 10% tuvo una sentencia condenatoria contra los implicados.

    “Es un llamado a que las víctimas tengan la oportunidad de hacer justicia”, dijo la juez, quien le dijo a la Fiscalía que la sentencia condenatoria contra Uribe Noguera no puede exhibirse como un trofeo: “No se ha ganado nada”, al referirse a la abrumadora impunidad que hay en estos casos. Y si bien reconoció el trabajo realizado por la Administración Distrital y de la Secretaría de la Mujer, llamó la atención sobre la exposición “innecesaria de las víctimas y de su dolor (…) No es el empoderamiento que se pide para las víctimas de violencia sexual”.

    Uribe Noguera no podrá gozar ningún tipo de rebaja en la pena, puesto que la ley que sancionó el feminicidio en Colombia prohíbe cualquier tipo de beneficio judicial.

    La investigación comenzó cuando la familia reportó la desaparición de la niña en el barrio Bosque Calderón, de donde fue raptada de la puerta de su casa por Rafael Uribe Noguera, quien se llevó a la niña en una camioneta gris. Posteriormente, la Policía de Chapinero comenzó a indagar sobre el paradero de la pequeña.

    Inicialmente, el Gaula se comunica con Laura Arboleda, la persona que aparece como propietaria de la camioneta DBO960. Le informan que el vehículo es buscado en una investigación por el secuestro de una niña y de inmediato, pone en contacto a las autoridades con su esposo Francisco Uribe Noguera, abogado de la firma Brigard & Urrutia y hermano de Rafael Uribe. 

    En este punto, entran en escena los hermanos Uribe Noguera, Francisco y Catalina, quienes según las autoridades habrían tratado de encubrir a Rafael; sin embargo y pese a las maniobras dilatorias, fue detenido el 05 de diciembre de 2016 en la Clínica Navarra ubicada en el norte de Bogotá.

    Por el feminicidio, Uribe Noguera seguirá privado de su libertad en una celda de aislamiento por cinco décadas en la unidad de tratamiento especial de la cárcel La Picota donde se encuentra desde el 7 de diciembre.

    Las pruebas

    La Fiscalía General citó 57 pruebas documentales, 20 testimonios y 30 informes de criminalística.  Entre estos se encuentran el documento enviado por el Instituto de Medicina Legal que evidencia las muestras biológicas halladas en el cuerpo de la niña de siete años y que relacionan directamente a Uribe Noguera con estos trágicos hechos.

    “Según el informe pericial de necropsia, fechado el 5 de diciembre de 2016, la causa de la muerte de la niña se produjo por asfixia combinada por sofocación y estrangulamiento asociada con signos de actividad sexual y tortura”, precisa uno de los apartes del escrito de acusación de 37 páginas presentado en la audiencia del miércoles.

    Además del testimonio del celador del edificio Equus 66, Fernando Merchán –quien murió en extrañas circunstancias después de los hechos investigados- y los informes de policía judicial que identificaron la camioneta gris de placas DBO 960 conducida por Uribe cuando raptó a la menor de edad cuando jugaba con un primo y una amiga en el barrio Bosque Calderón.

    “Cuando ingresó a esa hora (9:40 de la mañana) Uribe Noguera no quiso parquear en los parqueaderos 1 y 2 que eran los asignados al apartamento de propiedad de éste 603, sino que le manifestó que parquearía su vehículo en el sótano. Dijo el portero que Uribe Noguera nunca había parqueado allí y aclaró que en el sótano no hay cámaras, pero existe un ascensor que sube directamente a los apartamentos de los propietarios”, indica.

    Igualmente, se presentó el mapa virtual que describe el recorrido que hizo Rafael Uribe Noguera hasta el edificio Equus 64, ubicado en la Calle 64 # 1 A -84, en el sector de Chapinero Alto en Bogotá. Las cámaras de seguridad dejan ver cómo ingresó con la menor en el puesto de adelante y su posterior salida al edificio Equus 66 ubicado en la carrera 4 # 66 -14.

    Al ingresar, las cámaras de seguridad registran también a la menor forcejeando con Uribe Noguera. Estos videos son fundamentales a la hora de determinar el comportamiento del ahora condenado el día de los hechos, así como los movimientos que se presentaron en los edificios, entre los que se encuentran la llegada de sus hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera.

    El ente acusador mostró todos los registros para verificar, incluso, que Rafael pidió un domicilio: aceite de cocina, un encendedor y un paquete de cigarrillos. Además de su salida, con una ropa diferente, en dos oportunidades del edificio que es propiedad de su familia.

    elespectador.com