• whats
    • Face
    • instagram
    • yutube
    • linkrlin
    • Google_pus
  • Eres el visitante N°: 2,607,800
  • 21Sep,16

    Aquí 20 consejos para tener una vida sana

    • Dieta rica en frutas y verduras
    Una dieta equilibrada, con predominio de frutas y verduras, es una opción excelente para desintoxicar el cuerpo. Las frutas y verduras frescas poseen antioxidantes, los cuales previenen del envejecimiento celular prematuro. Lo ideal al consumir frutas y verduras es seguir la regla de los colores. Cuanto más colorida es una ensalada, por ejemplo, más nutrientes, vitaminas y minerales esenciales contendrá.
     
    • Ejercitar a diario
    La actividad física es sumamente importante para mantener la salud corporal. Pero cuidado, si se ha de hacer ejercicios muy forzados, se deberá consultar con especialistas, principalmente la consulta al cardiólogo es imprescindible. Sin embargo, basta sólo con caminar todos los días regularmente para cubrir las expectativas corporales diarias con respecto a la ejercitación. Nuestro cuerpo está diseñado evolutivamente para caminar. Haciéndolo es muy poco probable sufrir accidentes y es tanto o más efectivo que correr. Caminar ocho o diez kilómetros diarios es una inversión excelente a largo plazo.
     
    • Descansar
    Dormir bien repara las funciones corporales y mantiene nuestra mente sana y en óptimas condiciones. Como regla básica, ocho horas diarias son suficientes; aunque las horas de sueño dependerán de la actividad que hemos desarrollado durante el día. Habrá días que nuestro cuerpo nos pedirá más sueño y otros menos. No privar a nuestro cuerpo del buen sueño a lo largo de las semanas hará que éste pueda reparar todas sus funciones vitales adecuadamente.
     
    •  Saber “escuchar” a nuestro cuerpo
    Aunque parezca mentira, nuestro cuerpo nos habla, y lo hace en el idioma de los sentidos. El dolor es el mejor signo que posee para avisarnos que algo anda mal. No hacer caso al dolor es inapropiado porque podríamos estar haciéndoles más daño. Si nos sentimos decaídos o con falta de ánimo puede ser que estemos incubando alguna enfermedad. En ese caso la consulta al médico es primordial. Es preferible faltar uno o dos días al trabajo antes que deber hacerlo dos semanas por desoír algún síntoma de una enfermedad inminente.
     
    • Consultar al odontólogo dos veces al año
    La salud bucal es muy importante para prevenir enfermedades de muchos tipos. Una infección en una muela puede llegar a comprometer  los huesos o la sangre. Incluso muchos problemas estomacales pueden atribuirse a la presencia de caries.
     
    • Evitar el estrés crónico
    Nuestro cuerpo no está diseñado para soportar el estrés crónico. Evolutivamente tenemos defensas para contrarrestar un estrés repentino, en el cual el cuerpo nos pide atacar o huir. Si lo sometemos a un estrés diario estamos contradiciendo sus funciones básicas y llegaremos a enfermarnos. La hipertensión, los problemas estomacales, el insomnio, la fatiga crónica y muchos otros trastornos están asociados directamente al estrés. La vida cotidiana nos impide no sufrir de estrés. Tenemos, sin embargo, algunas alternativas para contrarrestarlo. Algunas de ellas pueden ser la relajación como ejercicio diario, las terapias individuales o grupales, los ejercicios placenteros como el yoga, la buena música o la lectura. Si se logra dar con la clave para contrarrestar el estrés, habremos dado un paso crucial para lograr la salud física y mental que tanto deseamos.
     
    • Cuidados de la piel
    La piel es el órgano más grande del cuerpo y es el mayor receptor de los gérmenes que pululan por nuestro alrededor. Mantenerla sana es una excelente barrera natural para evitar la entrada de estos gérmenes.  Si mantenemos nuestra piel limpia e hidratada estamos haciendo mucho por la regeneración celular y la eliminación de toxinas. No es malo utilizar cremas para la piel, pero siempre debemos estar asesorados por un especialista, el cual nos dirá la mejor opción para nuestro tipo de piel.
     
    • Evitar el sol y el frío excesivos
    El sol es bueno para nuestro cuerpo pero siempre que no nos excedamos. Quemarnos en el verano por demasiada exposición es dañino a largo plazo principalmente por el cáncer de piel. Antes de exponernos al sol es imprescindible utilizar cremas con filtros solares. Y al igual que el sol excesivo, el frío hace que nuestra piel sufra envejecimiento prematuro y esto traerá como consecuencia una menor defensa contra los patógenos externos.
     
    • Beber saludablemente agua
    El agua es el líquido esencial que utiliza nuestro cuerpo para mantener sus funciones vitales optimizadas. Beber de dos a tres litros diarios en condiciones normales es suficiente para preservar dichas funciones. Si estamos haciendo ejercicio o la temperatura es muy elevada, no esperar a tener sed, sino tomar regularmente agua.
     
    • No fumar y beber con moderación
    No está de más mencionar lo dañino que es el tabaco. Por todas partes hay información que nos indica que el fumar es perjudicial para la salud. Muchos tipos de cáncer están asociados directamente al tabaquismo.
    Beber alcohol con las comidas con moderación no es malo para el cuerpo. Incluso hay estudios médicos que indican que un vaso de vino tinto por día es bueno para el sistema cardiovascular. Pero no hay que excederse. El hígado es el encargado de procesar el alcohol que suministramos a nuestro cuerpo. Para el cuerpo es una toxina más que hay que eliminar. Si nos excedemos en su ingesta le estamos haciendo mucho daño.
     
    • Consultar al dermatólogo
    Una vez al año la tenemos que consultar al dermatólogo. Éste nos examinará la piel en busca de manchas o lunares que más tarde pueden traernos problemas. También nos indicará el grado de salud de nuestra piel y qué debemos cambiar en nuestra dieta para mantenerla saludable.
     
    • Enjuagar la boca diariamente con antisépticos bucales
    Hay mucha relación entre las enfermedades peridontales y los desórdenes cardiovasculares, la diabetes y hasta el Alzheimer. Los antisépticos de muchos enjuagues bucales combaten efectivamente los patógenos relacionados con la enfermedad periodontal.
     
    • Mantener la mente en movimiento
    El cerebro, al igual que el resto del cuerpo, necesita ejercitación. La lectura, las matemáticas, los crucigramas, los test de preguntas y respuestas, jugar al ajedrez, resolver puzzles, son alternativas perfectas para esta ejercitación. Una muy buena opción para mantener la mente atenta y saludable es explicar a alguien algún tema que dominemos. Lo mismo que si fuésemos un maestro o profesor. Permitiendo hacer a esta persona una retroalimentación con preguntas y cuestionamientos.
     
    • Escuchar la música preferida
    Oír música agradable contribuye a que el sistema inmune se fortalezca. Está demostrado que escuchar música placentera por media hora diaria produce un aumento en una proteína del sistema inmunológico que ayuda a combatir infecciones bacterianas. Al mismo tiempo, la buena música nos desciende los niveles de estrés crónico.
     
    • Evitar el uso excesivo de la sal
    El cloruro de sodio o sal de mesa en exceso es mala para nuestra salud. Su principal daño es elevar la presión arterial trayendo con el tiempo hipertensión. Incluso está demostrado que vivir sin consumir artificialmente sal es muy positivo. Todo el sodio que requiere nuestro cuerpo lo obtendrá de los alimentos, principalmente frutas y verduras.
     
    • Hacer ejercicios de respiración
    Los ejercicios de respiración son útiles para la pérdida de peso, pues activan la respuesta de relajación en nuestro cuerpo. Esto ayuda sustancialmente a evitar la liberación de cortisol estimulando al cuerpo a consumir grasas almacenadas.
     
    • No abusar del café
    La cafeína produce hipertensión arterial y problemas relacionados con el tracto intestinal. Debemos evitar tomar café en exceso.
     
    • Buscar la felicidad
    Los momentos de felicidad reparan nuestro organismo y fortalecen el sistema inmunológico. Las descargas de endorfinas que produce la risa son muy favorables para tener una buena salud física y mental. Reír varias veces l día, de forma franca y sincera es una medicina natural excepcional.
     
    • Tener mascotas
    El simple hecho de acariciar un perro o gato hace que nuestros niveles de ansiedad bajen y que nuestra presión arterial disminuya. Además de la buena compañía que nos suministran, son terapias excelentes contra el estrés crónico.
     
    • Socializar
    Pertenecer a círculos de amigos es un eslabón muy importante en la vida socio afectiva del ser humano. No es normal el aislamiento. El diálogo con las amistades y el pasaje de buenos momentos redundará en una buena salud intelectual.
    Mantenernos jóvenes y saludables debería ser una forma de vida. Seguir estos consejos de manera constante a lo largo de los meses y los años, sin tomarlos como cargas o exigencias, es la mejor terapia que nuestro cuerpo puede recibir y está al alcance de todos nosotros.

    Food Network – ataquedeansiedad.net